Hazrat Sayyid Abdul Bari Shah (ra)

Hazrat Sayyid Abdul Bari Shah (ra) fue un gran santo y un ser verdaderamente universal (insan-i-kamil). Con el tiempo, su importancia y su contribución al pensamiento y la acción Sufica son cada vez más reconocidos en todo el mundo.

Hazrat Sayyid Abdul Bari Shah (ra) nació en 1859 d.C. en Balgadhi (una aldea de la India en el estado de Bengala). Su padre era un experto tanto en teología como en ciencias espirituales, y era un maestro de la alquimia, que es la capacidad de transformar materiales de una sustancia a otra. Cuando Sayyid Abdul Bari Shah (ra) tenía solo seis años, su padre falleció y su madre tuvo que asumir toda la responsabilidad de criar al niño. De acuerdo con la voluntad de su esposo, se mudó de Balgadhi a Hoogli, cerca de Calcuta. Hilaba hilo para ganarse la vida. Su vida fue un modelo de paciencia y gratitud. Sayyid Abdul Bari Shah (ra) fue tan considerado que, a pesar de su temprana edad, trató de contribuir a los ingresos de la familia realizando trabajos menores para ayudar a su madre. Después de algún tiempo, a pedido de un familiar, la familia se mudó de Hoogli a Naldanga.

Una vez, cuando Sayyid Abdul Bari Shah (ra) era un niño, algunos niños se acercaron a él y le pidieron que los acompañara a robar cocos. Al principio se negó a ir, pero cuando insistieron, accedió a unirse a ellos. Llegaron a los árboles y los otros muchachos empezaron a recolectar los cocos. Le pidieron a Sayyid Abdul Bari Shah (ra) que vigilara los alrededores, listo para informarles si alguien se acercaba. Sucedió que los cocoteros estaban cerca de un cementerio. De repente, Sayyid Abdul Bari Shah (ra) vio a una persona muerta que se acercaba a él. Esta persona dijo: “Buen chico, no naciste para este propósito”. Sayyid Abdul Bari Shah (ra) dejó allí a sus camaradas y regresó a casa.

Sayyid Abdul Bari Shah (ra) no recibió educación formal. Fue admitido en una escuela, pero no le gustaba este tipo de educación, por lo que dejó la escuela y se dedicó a varios trabajos. Por fin consiguió un puesto con un buen salario en el ferrocarril. Ahora podría tener una vida mejor y también estar en compañía de amigos.

Una noche, Sayyid Abdul Bari Shah (ra) vio a su padre en un sueño. Le dijo que no aprobaba el trabajo en el ferrocarril debido a la corrupción en el lugar de trabajo. En su corazón, Abdul Bari Shah (ra) había permanecido desvinculado de ese empleo, y cuando se levantó por la mañana decidió renunciar. Su profesor de árabe y algunos de sus amigos trataron de evitar que renunciara, advirtiéndole que sería muy difícil volver a conseguir este tipo de trabajo. No aceptó su consejo y abandonó la compañía ferroviaria.

Poco después, sufrió de disentería, tan aguda que la gente pensó que no sobreviviría. De nuevo vio a su padre en un sueño. Le dio algo de comer y comió hasta saciarse. Cuando despertó, se sintió mejor y a los pocos días estaba completamente curado. A estas alturas, Sayyid Abdul Bari Shah (ra) era una persona bastante cambiada y dedicaba la mayor parte de su tiempo a la búsqueda espiritual. También estaba buscando un Shaykh que pudiera guiarlo en este camino.

Fue iniciado por primera vez por un gran Chishti Shaykh, Hazrat Karim Bakhsh (ra), el padre de Hazrat Hamid Hasan Alawi (ra), que pasó por Balgadhi. Cuando Sayyid Abdul Bari Shah (ra) comenzó a observar pas-an-fas (conciencia de la respiración) de acuerdo con las instrucciones de su Shaykh, su corazón se abrió. Estaba muy contento con la experiencia y comenzó a interesarse aún más y a dedicarse con entusiasmo a esta búsqueda. Pero lamentaba no poder volver a ver al Shaykh.

Un día, cuando estaba realizando dhikr, el fundador de la Tariqa Chishti, Hazrat Moinuddin Chishti (ra) apareció ante él y dijo que aunque no había nada malo en la línea de la Orden, en el futuro, él mismo instruiría a Sayyid Abdul Bari Shah (ra). A partir de ese momento, vino Hazrat Moinuddin Chishti y le dio la transmisión a Sayyid Abdul Bari Shah (ra). Sayyid Abdul Bari Shah (ra) le dijo a nuestro Gran Shaykh Hazrat Hamid Hasan Alawi: “No creas que fue una cuestión de visión. Solía ​​sentarse conmigo como tú estás sentado ahora frente a mí”. Hazrat Moinuddin Chishti lo ayudó a atravesar las estaciones del camino. Hazrat Abdul Bari Shah narró:

“Siempre que encontraba barreras difíciles y sentía que me faltaba la fuerza dentro de mí para llegar más alto y cruzar la barrera, Moinuddun Chishti (ra) solía levantarme con la ayuda de su ser especial. Le preguntaba: “Hazrat, ¿es este el objetivo del viaje?” Él siempre respondía: “No. El objetivo aún está lejos”. Hasta que finalmente, un día me dijo: “Ahora has llegado al destino”.

Una vez, cuando el mes de Ramadán coincidió con la temporada de lluvias, Sayyid Abdul Bari Shah (ra) llegó a un punto en el que solo le quedaba un centavo. Con este centavo compró algo de grano, lo que le permitió a él y a su esposa continuar dos días más. Finalmente, su situación financiera era tan mala que no quedaba ni un centavo en la casa. Mirando hacia atrás a este período, Hazrat Sayyid Abdul Bari Shah (ra) observó más tarde: “No tenía miedo de ser puesto a prueba, pero estaba preocupado por mi esposa. Me preocupaba que no pudiera soportar la tensión y que se impacientara”. Pero en compañía de grandes almas, otras almas también muestran grandeza. Su esposa solía poner agua corriente en una olla al fuego, para que los vecinos no sospecharan que se estaban muriendo de hambre.

Pasaron dos días en esta condición. Solo podían romper el ayuno con traguitos de agua. En esos momentos, incluso las grandes personas pierden la paciencia y se distraen del Camino. Hazrat Sayyid Abdul Bari Shah (ra) sin embargo, se dedicó por completo a sus prácticas. Pensó que la muerte podría estar cerca y que, por lo tanto, sería mejor hacer todo lo que pudiera en su búsqueda espiritual. Estaba lloviendo y el techo de su casa era tan viejo, que el agua corría por todos lados. Aun así, no evitó estar ocupado haciendo su dhikr. Se puso una olla o algunos utensilios en la cabeza para que no le entrara el agua. Cuando dejó de llover, vació la olla y nuevamente continuó con su meditación.

Un día, cuando Hazrat Sayyid Abdul Bari Shah (ra) estaba realizando sus prácticas en esta condición miserable, aparecieron Hazrat Ali (RA) y Hazrat Shaykh Abdul Qadir Jilani (ra), vestidos con hermosas prendas brillantes y sosteniendo espadas desenvainadas en sus manos. Lo habían visitado varias veces antes, pero la visita de hoy fue especial. Mientras uno lo agarraba del brazo derecho, el otro lo agarraba del brazo izquierdo, y juntos se pararon en una plataforma alta. Dijeron: “¡Oh Abdul Bari, deberías ser un wali a partir de este día!” [nota: wali significa literalmente amigo de Dios o un santo]

Después de que Hazrat Abdul Bari Shah (ra) salió de este estado, pero mientras aún estaba en meditación, un hombre entró en su habitación y dijo: “Oh Hazrat Sayyid, el techo de esta choza se ha vuelto inservible. Permítame repararlo”. Otro hombre vino y le dio dos rupias y una señal de reverencia. En resumen, terminaron los tiempos desfavorables. Hazrat Sayyid Abdul Bari Shah (ra) solía decir que después de este tiempo, no tuvo que enfrentarse a la inanición nuevamente, aunque a veces pasaba hambre durante tres o cuatro días en un mes. Cuando se completó la enseñanza, Hazrat Moinuddin Chishti nombró a Sayyid Abdul Bari Shah (ra) su khalifa (diputado) y le dio ijazat (permiso) para enseñar a otros en la Orden Chishti.

Después de algún tiempo, Sayyid Abdul Bari Shah (ra) se encontró con el gran Mujaddidi Shaykh de esa época, Hazrat Maulana Gulam Salmani (ra). Después de completar lataif’i-ashra (diez centros sutiles de conciencia), Sayyid Abdul Bari Shah (ra) le pidió a Shaykh Salmani (ra) que lo convirtiera en su murid. Pero el Shaykh rechazó su solicitud. Estaba terriblemente decepcionado. Cuando se sentó a meditar, apareció el Shaykh Ahmad Faruqi Sirhindi (ra) y le preguntó el motivo de su dolor. Después de escuchar la historia, Shaykh Ahmad Faruqi (ra) dijo: “Ahora ve con Shaykh Salmani. Esta vez, te aceptará como un murid “. Sayyid Abdul Bari Shah (ra) visitó al shaykh nuevamente y describió su conversación con el Shaykh Ahmad Faruqi Sirhindi (ra). Después de enterarse del incidente, Shaykh Salmani (ra) inició a Sayyid Abdul Bari Shah (ra) en la Orden Mujaddidi.

Aunque exteriormente, Hazrat Maulana Salmani (ra) era el Shaykh de Sayyid Abdul Bari Shah (ra), interiormente, el Shaykh Ahmad Faruqi Sirhindi (ra) continuó dándole transmisión. A través del método de uwaysi, otros fundadores de las grandes Órdenes, entre ellos Hazrat Shaykh Abdul Qadir Jilani, Shaykh Abdul Hasan Shadhili y Hazrat Shaykh Bahauddin Naqshband, también lo nombraron sus delegados y le dieron permiso para enseñar en las Órdenes. De la misma manera Uwaysi, Hazrat Uways Qarani también le dio permiso para enseñar de acuerdo con su Orden y lo nombró su diputado.

En resumen, Hazrat Abdul Bari Shah (ra) recibió permiso para iniciar y enseñar a los estudiantes en las órdenes Chishti, Qadiri, Mujaddidi, Naqshbandi, Shadhili y Qarni. Al mismo tiempo, por la gracia de Allah, alcanzó diferentes rangos espirituales, y, recibió posiciones y estatus más altos en los mundos espirituales.

Había una anciana en Calcuta, que era una de los cuarenta Abdals. Hazrat Abdul Bari Shah (ra) solía reunirse con ella a veces. Cuando ella murió, a través de su kashf (visión), se le pidió que cumpliera con sus deberes como Abdal.

También en ese momento, Shaykh Abul Hasan (ra) actuaba como Qutub’i-Madar (Polo del Universo) y vivía en La Meca. Dirigió su atención hacia Sayyid Abdul Bari Shah (ra) y estableció una conexión espiritual con él. El Shaykh solía reunirse con Sayyid Abdul Bari Shah (ra) todos los días para transmitirle la transmisión. A veces venía a Sayyid Abdul Bari Shah (ra) y, a veces, Sayyid Abdul Bari Shah (ra) iba a La Meca para sus reuniones. Cuando nuestro Gran Shaykh Hazrat Hamid Hasan Alawi escuchó esto, se sorprendió, porque había una gran distancia entre estos dos lugares. Pero Hazrat Abdul Bari Shah (ra) dijo que en el viaje espiritual, el espacio y el tiempo no cuentan.

Cuando Shaykh Abul Hasan dejó el cuerpo, hubo una reunión en las cercanías de la Sagrada Ka’aba en La Meca. Muchos grandes santos se presentaron como candidatos para el puesto de Qutub’i-Madar. Él también estuvo presente, pero considerándose el más bajo de todos y no apto para ese puesto, se situó en el último lugar. El ángel Gabriel (as) entró en la reunión con una corona de joyas y perlas en la mano, y llamó el nombre de Hazrat Abdul Bari Shah (ra). Este último se apresuró a pararse ante Gabriel (as). Entonces Hazrat Gabriel (as) puso la corona en la cabeza de Hazrat Sayyid Abdul Bari Shah (ra). Haciendo un gesto hacia la Sagrada Ka’aba, dijo: “Usted es el cuidador de esta Casa desde este día en adelante”. Después de eso, Hazrat Abdul Bari Shah (ra) cumplió con los deberes de Qutub’i-Madar.

Hazrat Sayyid Abdul Bari Shah (ra) hizo una contribución importante a las Órdenes en las que estaba autorizado y al Tasawwuf en general. Uno de sus maestros, Hazrat Shaykh Ahmad Faruqi Sirhindi (ra), había completado previamente la Orden Naqshbandi, usando la técnica de indiraj al-nihayat fi’l-bidayat. Hazrat Sayyid Abdul Bari Shah (ra) introdujo el método de indiraj al-nihayat fi’l-bidayat al resto de las Órdenes principales con el consentimiento de sus fundadores.

Sayyid Abdul Bari Shah (ra) también hizo algunos cambios en el sistema de hacer discípulos. No estaba contento con el sistema prevalente, que requería que un individuo se convirtiera en murid o murida antes de comenzar a hacer las prácticas Suficas. Puso fin a esta tradición al permitir que los aspirantes se embarcaran en el viaje espiritual sin convertirse en murid o murida. Sin embargo, después de completar los diez lataif (centros de conciencia) se descubrió que era difícil para los estudiantes avanzar más en el camino a menos que se convirtieran en murids. Hoy, la característica más significativa de nuestra Orden es que no es necesario convertirse en murid antes de emprender las prácticas. Solo después de terminar lataif’i-ashra (los diez centros sutiles de conciencia) el estudiante está obligado a hacer este compromiso. En muchas otras Ordenes, convertirse en murid es la primera condición para iniciar las prácticas.

Hazrat Sayyid Abdul Bari Shah (ra) también ostentaba el título de Muhafiz-i-ulum, aquel cuyo deber es salvaguardar tanto la Shari’ah como la Tariqa. Por lo tanto, esperamos que se elimine todo tipo de malentendidos entre la Shari’ah y la Tariqa y que prevalezca una mejor armonía en este asunto.

Hazrat Sayyid Abdul Bari Shah (ra) no solo fue el Qutub’i-Madar (Polo del Universo) de su época, sino que también obtuvo el estatus de Qutub’i-Irshad (Polo de Orientación Espiritual). Entre los primeros santos, solo unas pocas personas selectas tuvieron el privilegio de ocupar ambos puestos. El mundo nunca se queda sin un Qutub’i-Madar. Cuando uno abandona el cuerpo, otro ocupa su lugar inmediatamente. Pero no es necesario que Qutub’i-Irshad esté presente todo el tiempo. Su espíritu puede continuar con el trabajo, incluso después de dejar el cuerpo.

Así como Hazrat Ali (RA) y otros Imanes (Polos) pertenecientes a la familia del Profeta (saw) ocuparon la posición de Qutub’i-Irshad para otorgar la santidad a un salik, también Shaykh Abdul Bari Shah (ra) tenía este privilegio. Desde Shaykh Abdul Qadir Jilani hasta Sayyid Abdul Bari Shah, ningún Shaykh poseía esta posición. Se trataba del espíritu de Shaykh Abdul Qadir Jilani, que continuó con el trabajo incluso después de dejar el cuerpo. Incluso el Shaykh Ahmad Sirhindi (ra) se consideraba a sí mismo como el diputado del Shaykh Abdul Qadir Jilani (ra) cuando cumplió con este deber. Escribió que esta responsabilidad estaba relacionada con el espíritu de Shaykh Abdul Qadir Jilani (ra), y que se le había dado esta responsabilidad como su khalifa. Por el contrario, Sayyid Abdul Bari Shah (ra) tenía autoridad personal a este respecto. Allí vemos que aunque Sayyid Abdul Bari Shah (r.a.) falleció hace más de cien años, su espíritu todavía está impartiendo guía espiritual.

Hazrat Sayyid Abdul Bari Shah (ra) solía decirles a sus alumnos: “No es necesario que vayan a ningún lado. No creas que hablo desde mi ego. Soy desinteresado, y todo lo que digo es para tu mejora”. Solía ​​compararse con el santo anterior, Shaykh Abdul Qadir Jilani (ra). Él mostraba sus dedos uno al lado del otro y decía: “Él y yo somos como estos dos dedos. Donde él está presente, también me pide que me una”.

Una vez, por casualidad, Sayyid Abdul Bari Shah (ra) visitó una tumba. Se quedó allí un rato, aparentemente por reverencia al difunto. La gente empezó a preguntarse si la persona en la tumba era un wali (santo). Sayyid Abdul Bari Shah (ra) dijo que antes no había sido un wali, pero que ahora si lo era.

Hazrat Abdul Bari Shah (ra) era franco con sus alumnos y no le gustaba que se le concediera ninguna distinción especial. Siempre que se hospedaba en la casa de nuestro Gran Shaykh, decía que si alguien preguntaba por él, simplemente debía decirle a esa persona que un invitado se estaba quedando allí. Rara vez pronunciaba palabras duras o regañaba a sus alumnos. Si pensaba que era necesario reprenderlos, decía: “Te falta adab”. Era tan misericordioso que inmediatamente después de pronunciar esto, agregaba: “Yo soy responsable de tu mal comportamiento”.

Dedicó la mayor parte de su tiempo a la meditación, continuando cada sesión durante unas tres horas. A menudo pasaba toda la noche en meditación, pero se sentía fresco y alegre por la mañana. Amaba a sus estudiantes como a sus propios hijos e hijas. También lo amaban mucho y no estaban tentados a prestar atención a otros Shaykhs, sin importar cuán grandes pudieran ser. Por ejemplo, una vez el cargador de agua de Hazrat Sayyid Abdul Bari Shah (ra) fue al río a buscar agua. Vio a una persona como Khidr (la paz sea con él) en la distancia, llamándolo. El aguatero respondió: “¿Por qué debería ir a verte? ¿Por qué no debería acudir a mi propio maestro, por cuya cercanía me estás llamando?”

Hazrat Sayyid Abdul Bari Shah (ra) no pudo recibir una educación formal, pero con la ayuda de ‘ilm’i-ladunni (el conocimiento que no se aprende, pero se refleja en la mente tranquila de un Sufi de otro plano de ser), podía responder preguntas, citar libros e incluso citar páginas específicas y números de línea. Parecía que los detalles de todo tipo de conocimientos y ciencias permanecían abiertos ante él.

Hazrat Sayyid Abdul Bari Shah (ra) dejó su cuerpo y se instaló en los cielos a la edad de solo cuarenta años. No tuvo hijos. Vivía de manera muy simple en una choza ordinaria.

Un día, Hazrat Abdul Bari Shah (ra) estaba haciendo abluciones en un rincón de su casa. Mientras lo hacía, el pensamiento entró en su mente: “Soy un hombre pobre que vive en soledad, y parece que esta Orden quedará limitada a mí solo”. Este sentimiento lo entristeció, pero luego una indicación de Dios lo hizo feliz. Llegó a saber que Dios difundiría esta Orden de Este a Oeste y de tierra a mar. Por la gracia de Dios, ahora podemos captar las señales del cumplimiento de esta promesa.

Total
0
Shares
Previous Article

Hazrat Hamid Hasan Alawi (ra)

Next Article

Qadiri

Related Posts
Lee mas

Qadiri

Shaykh Abd al-Qadir Jilani, nacido en 1077 EC en Jilan, Irán, dominó las disciplinas académicas del Islam antes…
Lee mas

Chishti

La orden Chishti fue fundada por Shaykh Abu Is’haq (m. 940 o 966). Shaykh Abu Is’haq, nativo de…